Crema Quemada de Mascarpone y Jengibre (Reto Lorraine)






Se nos va mayo, por mi tierra hemos tenido un tiempo más bien raro, unos días con calor y de nuevo vuelta a un tiempo más parecido al invierno pero con más luz, cosa que por casa no nos ha venido nada bien para los problemillas catarrales de #miprincesiña y el estado de ánimo de su papi para sentarse y contaros alguna de las cosas que si he hecho y espero contaros en un junio más soleado y saludable. Con este panorama se agradecen estos retos que te pican a probar cosas nuevas y compartirlas con compis del grupo y hablaros  por lo menos una vez al mes.

La receta de este mes es un postre o merienda, muy sencillo pero que sorprende por su sabor, al menos a mí que nunca había utilizado el jengibre fresco en postre y la verdad es que da un punto muy bueno.

No me voy a enrollar mucho y ya os dejo con los ingredientes y elaboración, que realmente es lo que importa, verdad?


    foto de la artista del grupo, Susana Jurado García


INGREDIENTES

  • 6 Yemas de huevo
  • 60 gr de azúcar moreno en polvo
  • 450 ml de nata líquida para montar
  • 100 gr de queso mascarpone
  • 10 cm, aproximadamente de raíz de jengibre, pelado y rallado
  • 1 vaina de vainilla o en mi caso una cucharada de pasta de vainilla, o 2 gotas de esencia.
  • Azúcar blanquilla para la presentación, más o menos una cucharada por ración
Con estos ingredientes según Lorraine salen 6 raciones, eso va a depender del tamaño de los moldes, los míos son grandecitos y me han salido 4 raciones.


PREPARACIÓN


La receta es muy sencilla, tan sólo debemos contar con los tiempos de infusionado y reposo para tener lista nuestra crema.

Lo primero que haremos será poner en un cazo al fuego la nata líquida y el queso mascarpone junto a la vainilla (rama, pasta o esencia) y llevarlo todo a ebullición con cuidado de que no se nos pegue, para ello iremos removiendo de vez en cuando nuestra mezcla.

Una vez que hierva, la retiramos del fuego y añadimos el jengibre que habremos pelado y rallado muy fino, la mejor manera de pelar el jengibre y aprovecharlo al máximo es con una cucharilla de postre y vamos raspando la piel que lo cubre de esta manera nos llevaremos mucha menos cantidad de raíz por delante. Lo incorporamos removemos y dejamos reposar en el frigo hasta el día siguiente.

Para la segunda parte de la crema, precalentamos el horno a 150 ºC, tomaremos las 6 yemas de huevo y el azúcar moreno en polvo, yo para hacerlo polvo lo hice con la thermomix, de esta manera se incorpora y se trabaja con mucha más facilidad, pero también podéis trabajarlo en grano, nos costará algo más pero el resultado es similar. Cuando tengamos las yemas y el azúcar bien integrado, lo añadimos a la mezcla de nata, mascarpone y jengibre que tenemos reposando en la nevera y lo mezclamos bien. 

Disponemos la mezcla en moldes individuales donde ya la vayamos a servir, en la receta original volcaba la mezcla tal cual, yo como a mi mujer no le entusiasma encontrarse trozos en la crema y menos de jengibre colé la mezcla en algunos moldes, la textura queda más fina y perdemos poco sabor porque le jengibre ha infusionado ya toda una noche, eso queda a vuestro gusto.

Colocamos los moldes en una bandeja o fuente apta para el horno con agua para hacerlos al baño María. Los meteremos al horno a 150ºC durante media hora.

Los sacamos con cuidado y enfriamos en la nevera un mínimo de una hora.

Una vez enfriada y reposada nuestra crema, la sacamos de la nevera y espolvoreamos con azúcar blanquilla la superficie y la quemamos con ayuda de un soplete de cocina, hasta caramelizarla y dejar una rica costra. Este paso es importante que lo hagamos poco antes de servirla, ya que si lo hacemos antes y lo metemos en la nevera perderemos toda la textura y contraste que le aporta el azúcar caramelizado.



El resultado es una rica crema muy refrescante ya que el jengibre rebaja muchísimo el sabor graso de la nata y el mascarpone, el toque de la vainilla y ese juego con la costrita caliente de azúcar, hacen que esta crema pase a ser ya muy apreciada en casa, ya veis que es muy fácil y rápida salvo por los tiempos de reposo, o sea que venga a animarse que además es muy fresca para el calor que dicen que puede que venga y todo.



Gracias a mis compañeras de Reto ya que ha sido muy divertido y entretenido ir comentando las anécdotas con el soplete de algunas de ellas y los resultados y valoraciones del postre, aquí os dejo los enlaces a sus blogs para que le echéis un ojo a sus versiones.





Teresa de Aurea's Kitchen (http://aureaskitchen.blogspot.com.es)

Espero que os haya gustado y ya sabéis BO PROVEITO, SMACZNEGO




12 comentarios:

  1. Mmm si que es rica esta receta. Y la verdad es que es muy rápida de preparar. Y el toque de jengibre le da un sabor muy especial.

    Besos

    P.D. A ver si llega ya de una vez el verano a nuestra tierra.

    ResponderEliminar
  2. qué cosa más rica, Josinho!!
    soy super fan del jengibre, así que me imagino el toquecito que le da... como tú mismo dices, contrarresta el sabor graso de la nata y el queso... me comería un cuenquito ahora mismo!
    espero que estén mejor por casita, que la peque ya esté bien y que Junio te anime a traernos más cositas!
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. Jijiji, yo también lo colé y queda mejor (para mi gusto). Te ha quedado con una pinta fenomenal y el contraste del crujiente del azúcar con la crema tiene que estar genial. A mí me quedó pelín distinto...
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que queda mejor colada, más delicada. Aunque yo use ese jengibre añadido a un yogurt y ummm

      Eliminar
  4. que buena pinta!! el contraste del interior con el azucar caramelizado es increible

    ResponderEliminar
  5. Espectaculaaaaaaaaaaaar no lo siguiente y como ya se lo rica que esta me llevo un vasito no puedo resistirme a no hacerlo me encantaaaaaaaaaa.
    Te puedes creeer que despues de todos los accidentes que tuve con el dichoso soplete sigue funcionando si es que debe tener siete vidas como los gatos jajaja.
    Al final vamos a terminar llevandonos bien y tooooooo la proxima vez lo pienso usar yo.
    Espero que la princesiña ya este bien y que puedas publicar mas amenudo que se te exa de menos por estos lares xiquillo.
    Me ha encantado volver a compartir reto una vez mas con tod@s vosotr@s.
    Bicos mil para los tres y feliz domingo wapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final vas a ser una experta con el soplete. Si que son muy duros Chus.

      Eliminar
  6. Tendré que probarla tal cual dice la receta porqué en formato pastel nos encantó y seguro que haciéndola sola puedes apreciar mejor el sabor de jengibre.

    Me quedo por aquí :-)

    Un petó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animated, queda súper fresca, tu tuneo tiene un puntazo eh. Pero cuelala si quieres que quede más fina ;)

      Eliminar
  7. Felicidades , esto se ve delicioso !!!

    A primera vista parece una crema catalana, al meter la cuchara unas natillas, pero ... ¿y al llevarlo a la boca?

    Eaaaa pues ya me dejaste con la intriga joio jajajajaja

    Besotessssss

    ResponderEliminar
  8. Qué pinta tan buena tiene tu crema, Josiño!
    La foto con la cuchara sacando la crema sobre el azúcar quemado... ¡Me está dando un hambre!
    Así que voy a tener que hacerla, aunque no haya llegado para el reto.
    ¡Besitos!

    ResponderEliminar